USDT y PAX se suman como colaterales de DAI y se abre el debate sobre la descentralización

La incorporación de nuevos colaterales al Protocolo MakerDAO reaviva el debate sobre la descentralización de esta stablecoin. ¿La implementación de nuevas cripto centralizadas como respaldo de esta moneda atenta contra el carácter descentralizado de DAI?

La stablecoin DAI se lanzó en 2017 y ya es una de las criptomonedas más populares a nivel global. Fue creada por MakerDAO, una organización autónoma descentralizada (DAO, por sus siglas en inglés) y en la Argentina se la consigue gracias a un partnership entre Buenbit y esta entidad desde agosto de 2019.

DAI integra la familia de las monedas virtuales “estables”, respaldadas por activos financieros que actúan como garantía y mantienen su valor constante a lo largo del tiempo. La estabilidad del valor se logra dado que la misma industria tiende al equilibrio: cuando se produce un desajuste entre la oferta y la demanda, el mercado reacciona para mantener el precio en el nivel acordado.  

Los DAI son tokens (implementaciones) de la cadena de bloques Ethereum, generados por los usuarios a través de un depósito de garantías. A diferencia de otras cripto, su valor no está anclado a dinero fiat ni a commodities, sino que está respaldado por otras criptomonedas, 100 % “on-chain”. 

Recientemente, se incorporaron al Protocolo MakerDAO dos nuevos colaterales de DAI, dos cripto centralizadas. El dato no es menor: la moneda se creó con la finalidad de convertirse en una alternativa a las opciones disponibles en el mercado, con un carácter descentralizado; es decir, libre del control de una autoridad central que actúa como intermediario y regulador.

Así, al operar con un protocolo descentralizado, cualquiera hace uso de ella sin depender de una entidad ajena que le permita el acceso a la misma o regule las transacciones. Todas las transacciones quedan registradas en contratos inteligentes, que funcionan como una suerte de registros contables que aportan seguridad y transparencia a la red.

Finalmente, la gran pregunta es esta: si los colaterales que se añaden son criptos centralizadas, ¿puede DAI sostener su promesa de descentralización?

Cambios en el Protocolo 

Hasta noviembre del año pasado, el sistema de único colateral (Single Collateral SAI-DAI) era el único permitido en el Protocolo de MakerDAO. Hasta ese entonces, los usuarios creaban “posiciones de deuda colateralizadas” (CDP, por sus siglas en inglés) al entregar tokens de Ether (ETH) ERC-20 como colateral para emitir DAI.

Pero con el lanzamiento de los Multi-Collateral DAI (MCD-DAI) en mayo de este año, tras una encuesta de gobernanza que Maker llevó a cabo en marzo entre miembros de la comunidad, el protocolo se flexibilizó y ahora se pueden elegir otros tokens además de ETH como garantía de los nuevos contratos, entre ellos, Basic Attention Token (BAT), USDCoin (USDC) o Wrapped Bitcoin (WBTC). 

En los últimos días, se sumaron otros dos, luego de obtener el aval de la comunidad en una segunda votación realizada el 4 de septiembre pasado: Tether (USDT) y Paxos Standard (PAX), ambas, stablecoins centralizadas. 

Las condiciones para USDT en la aprobación como colateral de DAI implican una tarifa de estabilidad del 6 %, la tercera más alta en la actualidad para todas las cripto que funcionan como respaldo dentro de Maker, y un límite de emisión de DAI a partir del colateral USDT-A de 10 millones de unidades, con un ratio de colateralización de 150 %.

Por su parte, el colateral llamado PAX-A se aprobó con una tarifa de estabilidad del 2 %, un límite de emisión de DAI de 5 millones de unidades y un ratio de colateralización más bajo que su par anterior, de 120 %.

Con seis colaterales disponibles ahora para la emisión y el respaldo de DAI, cobra relevancia un debate que divide las aguas entre los usuarios y genera polémica: ¿los cambios en el Protocolo impulsan verdaderamente la descentralización de esta stablecoin? O por el contrario, ¿corre peligro su descentralización? 

La decisión de agregar a USDT como colateral, especialmente, la cripto más líquida y la más cuestionada por su falta de transparencia a la hora de auditar su respaldo, causa revuelo en la comunidad. Los detractores a la “multicolateralidad” sostienen que, en tanto se incorporen colaterales centralizados en el Protocolo, la descentralización de DAI seguirá siendo cuestionada. 

En cambio, los defensores de la implementación de nuevos colaterales al Protocolo consideran que la descentralización de DAI no radica en la añadidura de un tipo u otro de cripto, sino en el poder de la elección de los usuarios en las votaciones, en lugar de ser una imposición de MakerDAO. Para ellos, el objetivo es blindar la estabilidad de la moneda y asegurar que no haya desequilibrios con el paso del tiempo, independientemente de si los colaterales son centralizados o no. 

La discusión por la descentralización es recurrente en el mercado. Lo mismo ocurre en torno a otras cripto como Bitcoin (BTC) y Ether (ETH), ya que se debate si las redes en las que operan son verdaderamente descentralizadas.  

Más allá de los diversos puntos de vista sobre esta cuestión, el crecimiento del ecosistema cripto ofrece diversas oportunidades para los usuarios. No casualmente, durante la cuarentena, aumentó el uso de cripto. Por ejemplo, DAI experimentó un fuerte crecimiento: pasó de mover 4000 millones a 6500 millones de dólares. Y esto, al fin y al cabo, y más allá del debate, se debe a que esta criptomoneda ofrece la seguridad y la estabilidad que los usuarios necesitan. Ahora bien, ¿vos qué opinás? ¡Contanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *