Tener DAI no es lo mismo que tener dólares, es mejor

Un DAI puede valer lo mismo que un dólar, pero cumple un rol diferente e incluso se destaca respecto a otras stablecoins respaldadas por dólares.

En general, se suele agrupar al DAI junto con Tether (USDT), USD Coin (USDC) o TrueUSD (TUSD), que son, al igual que DAI, tokens que tienen valores estables anclados al dólar. Sin embargo, estos tres últimos se mantienen estables gracias a que en teoría están respaldados por dólares físicos guardados en una entidad bancaria.

Como vimos en “¿Por qué un DAI siempre vale un dólar?”, la distinción clave es que DAI está respaldado por múltiples criptoactivos basados en la red de Ethereum en lugar de dólares estadounidenses reales. 

DAI es una criptomoneda anclada al dólar que no toca dólares

Las stablecoins tradicionales respaldadas por dólares tokenizan el dinero de papel haciéndolo correr por las redes distribuidas de criptomonedas, por esta razón, su finalidad es que el dinero fiat interactúe con el mundo de los activos digitales. DAI funciona exactamente al revés: permite que el valor de las criptomonedas interactúe con los activos en el mundo real.

Quote: Llamamos “dinero fiat” a las monedas de curso legal que emite un gobierno y que no tienen respaldo en metales preciosos. 

Como dijimos, la mayoría de las stablecoins están respaldadas por dinero fiat. Una institución centralizada deposita dinero (generalmente, dólares estadounidenses) en una entidad bancaria y al mismo tiempo acuña 1 token por cada dólar depositado. De esta manera, el dinero físico pasa a convertirse en dinero digital sobre la blockchain.

El sistema de DAI es totalmente distinto. Cualquier usuario que lo desee puede emitir DAI depositando alguno de los criptoactivos aceptados como respaldo, más comúnmente llamados colaterales, y la paridad con el dólar se mantiene mediante un sistema de incentivos a través del protocolo Maker.

Quote: El protocolo Maker es el código computacional que rige todo el mecanismo de emisión, resguardo y funcionamiento de DAI.

Pero, a diferencia de otras stablecoins, DAI está sobrecolateralizado porque los emisores tienen que depositar como mínimo un 50% adicional del valor de respaldo para que sirva como garantía. Es decir, si uno quisiera emitir 100 DAI, debe depositar un colateral por el valor de al menos 150 USD. Se puede chequear la cantidad circulante en tiempo real y su respaldo total en este link.

¿Por qué existen incentivos para emitir DAI si el colateral tiene más valor?

La pregunta que surge entonces es: ¿para qué sirve un activo digital que cotiza similar al dólar pero que nos demanda un monto de respaldo tan excesivo? Principalmente, emitir DAI nos permite sacar provecho de otros criptoactivos que poseamos para pedir un préstamo con un valor en dólares que puede usarse para cualquier otra cosa.

Supongamos que estamos ahorrando en ETH porque creemos que su valor subirá. Para poder darle utilidad al ETH que queremos guardar, el protocolo Maker nos permite usarlo como colateral para emitir DAI. El día que queramos recuperar nuestro depósito, se deben devolver los DAI generados más un interés, estipulado de manera automática por el protocolo. Al devolver los DAI, estos se destruyen automáticamente para que el sistema no resulte inflacionario. De esta manera, podés usar tus DAI para operar en otros servicios financieros sin tocar tus ETH.

También puede suceder que el criptoactivo que usamos como respaldo pierda valor, lo cual pondría en riesgo nuestra capacidad de cubrir el préstamo que recibimos en DAI. En ese caso, el sistema incluye un proceso de emergencia que se ejecuta cuando el precio del colateral cae por debajo del límite estipulado según la cantidad de DAI emitidos, o en otras palabras, cuando el precio cae por debajo de lo que llamamos “ratio de colateralización

Al activarse el proceso de emergencia, se liquida la deuda del emisor de DAI, es decir, se le quita su colateral, luego este se subasta inmediatamente a algún comprador que le interese adquirirlos por DAI. Al culminar la subasta, se destruyen los DAI que se utilizaron para comprar el colateral y de esta manera se protege la estabilidad del sistema.

DAI: más que el dólar

DAI ofrece al mercado de activos digitales algo que el dólar no puede, y eso es la oportunidad de aprovechar su valor sin tener que deshacerse de ellos. 

Uno puede pensar que, de todas maneras, el DAI está vinculado al dólar por estar siempre a la par de su valor. Pero más allá de esa relación directa, DAI en ningún caso está respaldado por dólares reales, y hay muy poco en común entre ambas monedas. Están estructurados de manera diferente y cumplen con requisitos del mercado completamente distintos.

Además, DAI se diferencia tanto del dólar como de otras stablecoins por ser inconfiscable. Al ser una criptomoneda descentralizada, no hay un gobierno o ente emisor que pueda retener nuestros DAIs. Frente a cualquier cambio en las políticas gubernamentales o bancarias, nunca se nos puede prohibir usar nuestros DAIs libremente. Al ahorrar en DAI, nos aseguramos de que nuestro dinero siempre esté a nuestra disposición.

La paridad con el dólar le da a DAI una característica única: lo transforma en un punto de referencia externo de Ethereum, sacándolo exclusivamente del mundo cripto y así conectando la blockchain con las finanzas tradicionales.

DAI mantiene un valor estable a través de los contratos inteligentes del protocolo y de una serie de funciones algorítmicas, pero que esté ligado al dólar podría hasta considerarse un efecto secundario. El objetivo principal de DAI es achicar las distancias entre el ecosistema de las criptomonedas y las finanzas tradicionales, y permitir que el valor de los criptoactivos se utilice en el mundo real.