Smart contracts: qué son y cómo funcionan dentro del Protocolo Maker

Entre otras aplicaciones, los contratos inteligentes permiten la creación de stablecoins como DAI, al tiempo que ofrecen seguridad y transparencia al mercado. 

Los smart contracts son un tipo de “script” (códigos informáticos), escritos con lenguaje de programación, que se ejecutan de manera automática de acuerdo con una serie de parámetros previamente establecidos.

El concepto fue creado por el cypherpunk Nick Szabo en 1994, quien lo definió como “un programa autónomo capaz de operar una serie de instrucciones o cláusulas en base al cumplimiento de diversas instrucciones”. Según esta concepción, un smart contract vendría a ser el equivalente de un contrato legal, pero llevado al mundo informático y optimizado por la tecnología (datos + desarrollo de códigos).

Los contratos inteligentes en el mundo cripto

En el caso de las criptomonedas, todas las transacciones que se realizan se registran en un libro digital, una base de datos pública que genera la tecnología Blockchain, la red subyacente a las cripto. Puntualmente, cada registro que se efectúa queda asentado, de forma definitiva, en la cadena de bloques Ethereum, la blockchain en cuestión.

Así, los contratos inteligentes tienen validez sin depender de agentes externos, como autoridades financieras tradicionales. Esto se debe a su naturaleza: se trata de un código visible para todos, que, al estar mediado por Blockchain, no puede alterarse una vez que fue creado. Esta cualidad le confiere al contrato un carácter descentralizado, inmutable y transparente, lo que aporta seguridad y confianza al mercado cripto. Ahora bien, ¿cómo se originan estos contratos y para qué sirven?

Qué son MKR y DAI

MakerDao es una Organización Autónoma Descentralizada (DAO, por sus siglas en inglés), que posee una estructura de funcionamiento similar al de una cooperativa. En 2017, lanzó al mercado DAI, una stablecoin que busca diferenciarse de las demás criptomonedas a través de una mayor estabilidad en su precio, solidez lograda mediante un sistema dinámico de Posiciones de Deuda Garantizadas (CDP). 

Es decir, está respaldada por criptoactivos que actúan como garantía y mantienen el valor de DAI constante a lo largo del tiempo (1 DAI = 1 USD). De esta manera, dicha criptomoneda resiste mejor los vaivenes del mercado financiero y ofrece ventajas como mayor liquidez, menor spread e intereses inmediatos. En términos más exactos, los DAI son tokens (implementaciones) de la cadena de bloques Ethereum, una plataforma open source que posibilita la creación de contratos inteligentes en una red P2P (peer-to-peer). 

Como explicamos en artículos anteriores, desde que el Protocolo de DAI dejó de ser un sistema de único colateral (Single Collateral SAI-DAI) y adoptó un sistema Multi-Collateral (MCD-DAI), se flexibilizó y ahora se puede elegir otros tokens como garantía. Es decir, Ether (ETH) ya no es el único colateral que puede respaldar los contratos, sino que pueden escogerse también otros criptoactivos como Basic Attention Token (BAT), USDCoin, (USDC) o Wrapped Bitcoin (WBTC). 

Esta “multicolateralidad” está disponible desde hace algunos días, luego de que Maker lanzara una encuesta de gobernanza en marzo pasado para determinar si discontinuaban el sistema SAI-DAI o no. Después de que la comunidad se pronunció al respecto y aprobó el cierre de SAI-DAI (“apagado de emergencia”), el Protocolo finalmente entró en un período de gracia para que los usuarios realizaran la transición obligatoria a MCD-DAI. 

Los smart contracts y su relación con MKR

MakerDAO ideó un sistema autónomo que produce crédito al colateralizar ETH, BAT, USDC y WBTC para disponer de DAI. Los DAI se crean cuando el usuario deposita ETH, BAT, USDC o WBTC en un contrato inteligente de Maker. Estos smart contracts que apoyan el protocolo de Maker han sido auditados y verificados formalmente.

Los contratos inteligentes que se realizan cuando se crea un DAI prescinden de intermediarios: al colateralizar uno de los activos en cuestión, en una proporción mayor del DAI que se recibe a cambio, no se necesita de autoridades que avalen la transacción. El valor del total de colateral que respalda a DAI siempre es superior al valor total de DAI en circulación. Esta “sobre-colateralización” garantiza ahora todavía más la estabilidad de la stablecoin y la convierte en un almacenamiento particularmente seguro.

Por último, cabe recordar que la Argentina en general y Buenos Aires en particular cuentan con una de las comunidades cripto más avanzadas de la región. En este sentido, es notable cómo progresivamente y de forma sostenida, el uso de DAI aumenta día a día debido a sus beneficios diversos, entre ellos, los que aportan los smart contracts. 

Quotes:

  1. Todas las transacciones que se realizan quedan registradas en un libro digital, base de datos pública que genera la tecnología Blockchain, una red subyacente de las cripto. 
  2. Los contratos inteligentes tienen validez sin depender de agentes externos, como autoridades financieras tradicionales. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *