Siete razones para probar Brave, el navegador cripto

Hace tiempo que Chrome se estableció como el rey de los navegadores, pero ahora tiene un serio competidor y este viene del mundo cripto.

Aquellos buscando salirse del radar de Google ahora pueden contar con Brave, un navegador cripto que promete defender la privacidad de sus usuarios y reactivar la economía de la web. Quienes ya lo intentaron habrán notado que resulta difícil encontrar una alternativa con las mismas facilidades que Chrome. Es decir, que sea compatible con la mayoría de las aplicaciones web como Netflix, que sincronice las cuentas entre los distintos dispositivos, que sea rápido y que tenga un ecosistema de aplicaciones tan diverso como el del browser de Google.

Por suerte, Brave, el navegador cripto, cumple con todo lo anterior y brinda aún más.

Es un gran Ad-blocker

Brave protege la atención de sus usuarios. El navegador mismo funciona como un gran adblocker y directamente no descarga nada relacionado a las publicidades que intercepta. Así, Brave consigue ser más rápido mientras impide que contenido externo al sitio aparezca en la pantalla.

También bloquea trackers

A su vez, la privacidad es un punto fundamental para el equipo detrás de Brave. El navegador también intercepta software de seguimiento que las empresas como Google o Facebook usan para distribuir publicidad segmentada.

Te pagan por ver publicidad

Brave no busca eliminar la publicidad online, sino modificar el circuito para que sea justo y sustentable. Los usuarios de Brave puede elegir ver publicidad nativa del navegador. Esta plataforma hace uso de un token propio, el token de Atención Básica (BAT), con el cual se le paga a los sitios de contenido para mostrar publicidad y a los usuarios por consumir los anuncios. A su vez, las audiencias pueden usar los tokens adquiridos para pagarle mensualmente a los generadores de contenido. Así, el sistema tiene en cuenta a todas las partes y no hay una empresa central que se lleva la porción más grande por conectar las distintas partes.

Tu información nunca deja tu computadora

Lejos de volver al viejo modelo donde no se conocen los intereses de cada usuario y se les muestra la misma publicidad a todos, Brave da un paso adelante. Los datos personas de cada uno nunca dejan la computadora donde está instalado el navegador. En cambio, Brave lee esos datos de forma anónima para saber qué publicidad mostrar. El perfil del usuario siempre es privado. Esto es tan así que los usuarios de Brave suelen ser confundidos con robots mientras navegan la web y suelen tener que completar más captchas que el resto.

No vas a extrañar Chrome

Al igual que la mayoría de los nuevos navegadores web, Brave está basado en Chromium, el mismo software open-source sobre el cual corre Chrome. Esto significa que es compatible con todos los sitios web que Chrome y que los usuarios pueden instalar sus extensiones favoritas también en Brave.

Tiene un gran equipo

Actualmente Brave cuenta con un equipo de más de 70 personas trabajando en el navegador. Entre los fundadores de Brave está Brendan Eich, el creador del lenguaje de programación Javascript y cofundador de Mozilla y la Mozilla Foundation. Eich se desempeñó como el CTO de Mozilla y también pasó por el cargo de CEO. Es una persona clave en la historia de la web y hoy apuesta por la tecnología blockchain para resolver el problema de la atención, la privacidad y los modelos de negocio sustentables para los creadores de contenido.

Es un proyecto cripto

No es una razón técnica, pero todo aquel que busque empujar el ecosistema debe apoyar a los distintos proyectos que surgen dentro de él. Solo de la mano de los early adopters y los más apasionados los nuevos productos cripto pasarán del nicho al mercado masivo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar botones
Ocultar botones