Multicolateralidad: el antes y el después del cambio de Protocolo de MakerDAO

El lanzamiento del sistema Multi-Collateral DAI (MCD-DAI) marcó un hito en la historia de la stablecoin al sumar colaterales adicionales. Cuáles son los que se agregaron y cómo funcionan.

Atentos a la demanda de criptomonedas con menor volatilidad en su cotización, compañías de tecnología y fintechs de todo el mundo trataron de crear tokens que fueran menos flotantes. Así fueron apareciendo las stablecoins, las denominadas criptomonedas estables.

Una gran distinción entre ellas tiene que ver con el anclaje de su valor: las hay respaldadas por dinero fiat, como el dólar norteamericano, el euro o el yen; las hay respaldadas por commodities, como el barril de petróleo; y las hay respaldadas por otra/s criptomonedas. Este último es el caso de DAI.

Esta cualidad es uno de los factores que determinan su fuerte estabilidad, como veremos, en parte, en este artículo, donde reseñaremos uno de los cambios más notables de DAI: el paso de la colateralidad simple a la múltiple. 

DAI fue creada en 2017 por MakerDAO, una organización autónoma descentralizada (DAO, por sus siglas en inglés), y se la consigue en la Argentina gracias a un partnership entre Buenbit y dicha organización.

Cambios en el Protocolo

Los DAI son tokens (implementaciones) de la cadena de bloques Ethereum. Los usuarios crean “posiciones de deuda colateralizadas” (CDP, por sus siglas en inglés) al entregar tokens de Ether (ETH)  ERC-20 como colateral para emitir DAI. Hasta noviembre de 2019, el sistema de único colateral (Single Collateral SAI-DAI) era el permitido excluyentemente. Sin embargo, con el lanzamiento de los Multi-Collateral DAI (MCD-DAI), el protocolo se flexibilizó y ahora se pueden elegir otros tokens, además de ETH, como garantía de los nuevos contratos: Basic Attention Token (BAT), USDCoin, (USDC) o Wrapped Bitcoin (WBTC). La finalidad de la “multicolateralidad” es blindar la estabilidad de DAI.

La migración fue altamente recomendada, aunque no obligatoria, pero tras el “jueves negro” del 12 de marzo, Maker lanzó una encuesta de gobernanza para determinar si discontinuar el sistema SAI-DAI. Luego de que la comunidad aprobara su cierre (“apagado de emergencia”), el Protocolo entró en un período de gracia desde el 24 de abril hasta el 12 de mayo para que los usuarios pasen sus CDP a MCD-DAI. La tasa de estabilidad análoga a la tasa de interés de Maker fue exonerada para alentar a los poseedores de SAI-DAI a migrar.

Actualmente, los DAI se crean cuando el usuario deposita ETH, BAT, USDC o WBTC en un contrato inteligente de Maker. Antes de la votación, la comunidad discutió las ventajas de agregar al protocolo las monedas seleccionadas, así como también evaluó el posible impacto de añadir activos centralizados como garantía tanto en la privacidad de los fondos de los usuarios como del movimiento de las finanzas descentralizadas (DeFi) en su conjunto. 

Múltiples colaterales

Finalmente, el mercado consideró la combinación de los los cuatro colaterales elegidos como una forma de fortalecer la estabilidad de DAI. Aunque ETH fue, durante el tiempo que reinó el Protocolo SAI-DAI, la opción más elegida, ahora la stablecoin está acompañada por otras cripto.

BAT fue creada por Brendan Eich, CEO de la plataforma Brave, para resolver problemas de la industria publicitaria. El token permite a los anunciantes segmentar las campañas y ofrecerles sus servicios solo a los usuarios con un interés real en ellos. No es posible minar BAT. Así que para adquirirlo hay dos opciones: a través de un exchange que lo ofrezca o utilizando el navegador Brave como recompensa por los anuncios vistos en la plataforma.

En tanto, colateralizada con el dólar estadounidense (en una relación 1:1), USDC se lanzó en 2018 por la casa de cambio estadounidense Coinbase y la start-up Circle, la cual se encuentra registrada en los Estados Unidos como un Transmisor de Dinero. Esto la obliga a cumplir con las leyes federales en todos sus negocios, incluyendo a USDC. Además, uno de los principales inversores en Circle es el banco Goldman Sachs, por lo que también posee respaldo bancario. Es un proyecto de fuente abierta, de modo que su código es completamente auditable. Su compraventa puede realizarse a través de Coinbase en los países admitidos por las compañías, así como en diversas casas de cambio.

Por último, WBTC es el resultado del trabajo conjunto de las start-ups BitGo, Kyber Network y Republic Protocol. WBTC está respaldado por BTC uno a uno. Los usuarios que quieran usarlo primero tienen que contactar a “comerciantes” para ofrecerles los bitcoins y completar las exigencias de los reglamentos Contra el lavado de dinero (AML) y de Conozca a su cliente (KYC). Luego, estos comerciantes autorizan a los “custodios” a acuñar los WBTC y solo ellos pueden desembolsar bitcoins de vuelta a los vendedores si lo solicitan. Actualmente el único encargado de esta tarea es BitGo.  

Aunque el uso de stablecoins todavía es incipiente, estas criptomonedas ya constituyen un método alternativo de pago y de ahorro, que gana cada vez más popularidad, con un mayor volumen de ahorristas que buscan aprovechar las ventajas del mundo del dinero digital y la industria blockchain.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *