Mejor que sobren: a favor del nodo propio

Bitcoin es una red descentralizada sobre la cual hoy funciona la primera criptomoneda. Para los usuarios se trata de una red que siempre está disponible y es resistente a la censura, pero ¿qué se necesita para correr semejante infraestructura? Computadoras conectadas, nodos. Muchos nodos.

Se buscan voluntarios

Cuantos más nodos completos hay operando en la red, más robusta su seguridad. Lamentablemente, a pesar de la creciente adopción, el total de nodos conectados parece haberse estancado y al comparar los datos actuales con aquellos de fines del 2017, durante el boom, la red se achicó.

Sucede que a diferencia de los mineros, que reciben bitcoins por participar de la red, los operadores de nodos no cuentan con incentivos económicos que impulsen la creación y el mantenimiento de los mismos.

El único beneficio de tener un nodo es sumarle un poco de robustez y seguridad a la red. Si bien todos los usuarios de Bitcoin se ven beneficiados por el despliegue de nuevos nodos, la relación costo-beneficio es menor y completamente indirecta.

El caso argentino

Según los datos publicados por Bitnodes, los países con más nodos corriendo son los Estados Unidos y Alemania, con 2350 y 1850 nodos respectivamente. El resto tiene menos de 700. China, un país que se destaca por su actividad minera, solo tiene 370 nodos.

Actualmente en la Argentina solo hay apenas 15 nodos corriendo. Se trata de un número que podría duplicarse fácilmente si cada empresa y startup del sector corre su propio nodo. Ni hablar si los usuarios locales empiezan a instalar los suyos.

Más nodos, menos excusas

Todas las virtudes de Bitcoin provienen de su naturaleza descentralizada. Si dependiera de una empresa particular que sostenga su infraestructura, Bitcoin no sería lo que es y probablemente hubiese sido bloqueada en más de un país por cuestiones legales y regulatorias.

Instalar un nodo no es difícil. Aún para los usuarios menos técnicos, el proceso es sencillo y puede bastar con descargar un instalador y ejecutarlo.

Los nodos son una parte fundamental de la red Bitcoin. Se conoce como Nodos Completos o Fully Validating Nodes, a aquellas computadoras que tienen su propia copia de la blockchain y pueden verificar transacciones sin consultarle a nadie. Los nodos hablan entre si, pero ninguno confía en el otro. Siempre verifican todo usando su propia copia y por su cuenta.

Tener un nodo propio implica tener el control de tus bitcoins. El propósito de Bitcoin es servir como una plataforma donde la confianza no es necesaria. Son los nodos los que deciden qué transacción o bloque es válido y cuáles no. Las personas y las organizaciones corren sus propios nodos porque quieren autonomía.

Si bien la blockchain creció, los requisitos para instalar un nodo siguen siendo mínimos. Esto se debe en parte a que la versión actual de Bitcoin evitó a toda costa los cambios que aumentan los costos de verificar la blockchain. Hoy alcanza con tener un disco de 500 GB de almacenamiento y una pequeña computadora como un Raspberry Pi 3. Cualquier computadora de escritorio o notebook es capaz de correr el software necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *