Malta prometía ser la “Isla Blockchain”, pero no cumplió

La isla de Malta supo conquistar el título de la “Isla Blockchain“, pero todavía no cumple con los requisitos para convertirse en la base de las grandes empresas del sector. Gran parte de la oportunidad se malgastó al forzar a las compañías a instalrse físicamente en sus costas. ¿Qué pasó con el paraíso crypto que proponía Malta?

El sueño

El plan original era transformar Malta en una jurisdicción virtual que sirve para conectar las distintas criptomonedas y tecnologías con el sistema financiero global, pero tanían sus dudas. El gran objetivo de la Isla Blockchain era crear conexiones que no están limitadas por la geografía ni los recursos físicos.

La tecnología cripto permite tokenizar activos. Se puede establecer la propiedad de derechos digitales o propiedad fraccionada. Se pueden desarrollar sistemas de gestión de identidad para personas y objetos. Y todo esto se puede automatizar.

Oportunidad perdida

Cuandos se trata de pequeñas islas, gestionar la política económica es un desafío. Sin recursos físicos, la única opción es brindar servicios. Malta tuvo resultados al orientar sus esfuerzos a los servicios regulatorios y financieros. La inclusión de la tecnología blockchain parece una extensión considerable a la estrategia de Malta.

Pero al forzar a las empresas a instalarse físicamente, explotó su principal debilidad. Esta práctica no es sustentable y constantemente drena los recursos de la isla. Por ahora está funcionando, pero ¿hasta cuándo? Es cuestión de tiempo para que la infraestructura no alcance.

Nueva competencia

Ahora, otras islas o pequeñas jurisdicciones con el mismo problema que Malta, la falta de recursos físicos, están ingresando al ecosistema para brindar servicios. Uno de los casos más interesantes es el de las Islas Marshall.

Con aún menos espacio que Malta, y la dificultad que agrega su atomización en 1.500 islas diferentes, la República de las Islas Marshall enfrenta una forma más concentrada del problema.

Ahora, decidieron crear su propia moneda, luego de años de usar el dólar estadounidense, y emitir tokens digitales basados en la tecnología blockchain, pero de caracter legal, ya que son emitidas por un estado soberano.

Esta podría funcionar como un nexo entre la economía cripto y los mercados financieros tradicionales y ganarle a las Islas Marshall el título de la “verdadera isla blockchain”.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar botones
Ocultar botones