Los traders van con la marea, nunca en contra

El mercado está compuesto por animales de todo tipo, cada uno con sus expectativas e intereses. El trader debe conocer bien las aguas donde opera para identificar y subirse a todas las olas que pueda, pero también para bajarse antes de que rompan. Solo así podrá tradear sus bitcoins, generar ganancias y evitar grandes pérdidas.

Tradear con la corriente

Lo primero que todo trader debe hacer es ver cómo se encuentra el mercado. Este puede estar a la alza, a la baja o avanzando de forma horizontal. Pero las tendencias del corto plazo son distintas a las que se ven al analizar el largo plazo. Es por esto que el trader debe ser metódico a la hora de analizar el historial de precios de un activo.

Alexander Elder, un psiquiatra ruso devenido en trader, explica en su libro Trading for a Living que lo primero es elegir el marco temporal en el que se va a operar. Esta elección el libre y basada en las preferencias de la persona. Este se convierte en el tiempo intermedio y se le suman uno cinco veces más corto y otro cinco veces más largo. Por ejemplo, si un trader prefiere operar usando gráficos de un día, usará también un gráfico semanal para analizar el largo plazo y uno de 4 horas para precisar sus entradas y salidas.

Antes de siquiera ver su gráfico favorito, Elder recomienda que el trader vea el gráfico del largo plazo para identificar la tendencia actual. Si se presenta alcista, tiene prohibido vender en corto y si está a la baja, tiene prohibido comprar. Esta es la dirección de la marea y nunca se debe operar en contra.

Al pasar al gráfico intermedio, lo que deberá buscar el trader son olas que vayan contra esta marea, pequeñas tendencias opuestas que presentan importantes oportunidades de compra o venta, sea para entrar o tomar ganancias.

Instrumentos

Para detectar hacia dónde se mueve la corriente, existen varios indicadores de tendencia a largo plazo. El primero es el histograma MACD, la Media Móvil de Convergencia/Divergencia, un indicador sensible que muestra el impulso del mercado. Las barras hacia arriba y hacia abajo muestran que tan fuerte es una tendencia alcista o bajista y su pendiente permite intuir el impulso. Aún cuando esté por encima de la media, si el histograma del MACD muestra una pendiente bajista, significa que la tendencia alcista se está debilitando y puede que se revierta.

Otra opción es usar medias móviles exponenciales (EMA) de 13 y 26 intervalos. Cuando sus pendientes apunta hacia arriba, señalan una tendencia alcista y cuando apuntan hacia abajo, es bajista. No reacciona tanto como el histograma MACD y por lo tanto no da tantas señales de compra o venta.

En busca de un indicador que combine las ventajas de ambos, Elder crea su sistema de impulso, conocido como el Sistema de Impulso de Elder. Este no reacciona tan exageradamente como el histograma MACD y es más rápido que la pendiente de una media móvil exponencial.

El Sistema de Impulso de Elder (EIS) describe la potencia y la inercia de un movimiento. La inercia la toma usando una EMA y la potencia de la pendiente del histograma MACD. Así, el indicador se vuelve verde si ambas apuntan hacia arriba, rojo si apuntan hacia abajo y azul si se contradicen. Pero el EIS no da señales de compra o venta, se trata de un filtro que le dice al trader que es lo que no debe hacer. Si está verde, no puede vender. Si está rojo, no debería compara. Si está azul, queda a su criterio. Elder usa su Sistema de Impulso para ver las tendencias en el largo plazo; incluso antes de ver su escala temporal favorita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *