Así se emitieron los primeros Dai con respaldo en bienes raíces

Autor: Gonzalo Mora.

A mediados de abril ocurrió algo que marcó un hito muy importante en la historia del protocolo Maker (el encargado de la emisión de Dai): por primera vez desde el lanzamiento de esta criptomoneda, se emitieron Dai respaldados por un activo del mundo real, es decir, externo al ecosistema cripto. En este caso, se trató de un activo del sector inmobiliario.  

¿Cómo se llegó hasta acá?

Repasemos brevemente el funcionamiento del protocolo: todo Dai emitido existe porque hay otros activos que lo respaldan. De hecho, decimos que Dai es una criptomoneda “sobrecolaterizada” porque el valor del respaldo depositado por el usuario es mayor que el valor total de Dai que puede emitir. Este respaldo funciona como garantía, ya que el usuario sólo tendrá derecho a recuperar estos activos de respaldo una vez que devuelva el monto inicial de Dai junto con el interés correspondiente. Podemos decir, entonces, que Dai funciona como un préstamo.

En un principio, ese respaldo solamente podía ser en ether (ETH), la moneda nativa de la red de Ethereum, pero con el desarrollo y crecimiento de este protocolo, otras criptomonedas se fueron sumando como respaldos alternativos para emitir Dai. La multicolateralidad de Dai siempre se pensó como la mejor forma de robustecer al protocolo en pos de mantener mejor la paridad de su moneda con el dólar.

Quote: El término “multicolateralidad” significa que el respaldo de Dai puede estar dado por múltiples criptomonedas. Antes, cuando Dai solo podía ser respaldada por ETH, se le llamaba “single-colateral”, o “de colateral simple”. 

Es así como llegamos hasta la actualidad, en donde por primera vez el respaldo de nuevos Dai va a poder venir del sistema financiero tradicional, logrando inaugurar un puente poderoso entre ambos ecosistemas, elemento esencial para el mayor desarrollo y adopción del sistema cripto.

La unión hace la fuerza

Una vez que ingresamos a la era de los colaterales múltiples, la incorporación de los activos del mundo real era realmente solo una cuestión de tiempo. Para darnos una mejor idea del potencial que esto tiene, pensemos que se considera un activo del mundo real a todo bien físico que pueda “tokenizarse”, esto es, que pueda ser representado a través de un token virtual. 

La tokenización es necesaria porque de otra forma los activos del mundo real no podrían interactuar con el protocolo de Dai. En esta ocasión, fue Centrifuge, un socio estratégico de MakerDAO, el encargado de llevar adelante este proceso. 

Centrifuge es quien se encarga de construir la infraestructura necesaria para posibilitar la interconexión entre ambos sistemas, mientras que MakerDAO provee la liquidez instantánea para los créditos a un costo mínimo. Los créditos, por supuesto, son otorgados en Dai.

Centrifuge cuenta con un set de contratos inteligentes que transforman los bienes del mundo real de quienes quieran obtener un préstamo en los NFTs que van a representar a esos bienes. De esta forma, se crea un pool de inversión con todos los NFTs, y se emiten tokens de participación en el mismo.

Quote: un NFT es un token no fungible. Esta definición significa que los NFTs, a diferencia de las criptomonedas, funcionan como bienes únicos que pueden ser coleccionables en la blockchain. Por esta razón es que se utilizan para las bienes raíces, ya que una propiedad es totalmente diferente a otra y no pueden existir dos réplicas exactamente iguales. Si quieres leer más sobre NFTs te invitamos a leer nuestro artículo “Coleccionables de Ethereum: ¿Qué son los NFTs y para qué sirven?”.

Por último, el otro pilar de esta alianza es New Silver, la empresa  encargada específicamente de financiar los proyectos del sector inmobiliario. Ellos se encargan de evaluar la viabilidad de dichos proyectos y la solvencia de los futuros tomadores de crédito. 

Fue esta asociación la que permitió por primera vez financiar un proyecto inmobiliario de forma parcialmente descentralizada.

Un pequeño paso para MakerDAO, un gran salto para DeFi

Ahora que conocemos a los actores principales de este hito, podemos más en detalle el proceso que lo hizo posible. 

Una vez concretada la infraestructura necesaria, era necesario dar un paso fundamental, que es la aprobación del proyecto por parte de los poseedores del token de gobernanza de Maker. Como sabemos, MakerDAO es una organización autónoma descentralizada, y todas las modificaciones en el protocolo de Dai están sujetas a votación

De esta manera, aprobado el proyecto, New Silver puede hacer uso de una línea de crédito con un tope de 5.000.000 dólares y emitir Dai respaldado por bienes raíces. Esta integración les permite obtener una nueva fuente de financiación a un costo ínfimo en relación a otras. Esta línea de crédito, además de un máximo, incluye las correspondientes comisiones. 

La complementación entre ambas partes resulta ideal: por un lado MakerDAO logra ampliar el rango de colaterales disponibles para Dai, y no solo con cualquier tipo de colateral, sino con uno de una magnitud totalmente nueva, como lo es el mercado de bienes raíces.

Por su parte, New Silver junto con Centrifuge obtienen una fuente de financiación que elimina la necesidad del intermediario, ya que este nuevo “banco” opera todo el día todos los días, de forma descentralizada mediante contratos inteligentes, sin ningún tipo de trabas regulatorias y con una tasa de interés baja. Estamos hablando de liquidez instantánea a un costo mínimo.

Con MakerDAO, las finanzas descentralizadas comienzan su recorrido hacia la integración en la vida cotidiana de todas las personas. Este es un primer paso en el prometedor camino de este nuevo sistema que las criptomonedas posibilitan, y cuyo potencial todavía estamos descubriendo.