Las ventajas de usar Blockchain para proteger la propiedad intelectual

La utilización de la cadena de bloques y sus beneficios no se limitan solo al mundo de las criptomonedas. Cada vez más países y empresas recurren a esta tecnología para registrar derechos de autor. Cómo funciona. 

Hace un mes y medio, Marcos Zócaro, contador público y reconocido especialista en tributación y regulación cripto, fue víctima de plagio. A comienzos de septiembre, un importante medio de comunicación de la Argentina publicó un artículo periodístico que replicaba párrafos idénticos a los de un texto que escribió Zócaro como parte de un trabajo para el Centro de Estudios en Administración Tributaria (CEAT) de la Universidad de Buenos Aires (UBA). El escrito también incluía frases exactas extraídas de su libro Una bolsa de impuestos, que recientemente salió a la venta. 

El medio no atribuyó a Zócaro la autoría del artículo. Por el contrario, se publicó con la firma de otra persona. El experto denunció la situación en Twitter y, luego de viralizarse su tuit, el portal de noticias se puso en contacto con él y le pidió disculpas por el hecho. Luego, retiró la nota de su sitio web.

Acontecimientos como el que le sucedió a Zócaro ocurren todos los días, todo el tiempo. A medida que avanza la digitalización y aumenta la proliferación de contenidos en Internet, el registro de la propiedad intelectual se vuelve fundamental. 

Además, con una mayor disponibilidad de herramientas tecnológicas, se multiplican los casos de violación de derechos a la propiedad intelectual, una problemática que puede erradicarse si se tiene en cuenta el potencial de la tecnología Blockchain. Sus posibilidades de uso son tan amplias que, a diario, surgen nuevas aplicaciones, con el objetivo de convertirse en soluciones a problemas irresueltos y dar respuesta a necesidades insatisfechas. La lucha contra la falsificación es una de ellas.

Una de las aplicaciones de Blockchain más allá de las finanzas

Aunque la cadena de bloques es famosa por ser la tecnología detrás de criptomonedas como Bitcoin (BTC) y Ethereum (ETH), su utilización va más allá del mundo financiero y también da lugar a la creación de registros de derechos de autor. (Más info).

Esta tecnología que otorga confianza y seguridad permite registrar e identificar fácilmente al autor de la creación intelectual y realizar acuerdos de uso de marcas. De esta manera, se resguarda la propiedad intelectual y se obtiene una garantía para asegurar la autenticación de origen en casos de infracciones como plagios, como el ocurrido con el artículo de Zócaro. 

A diferencia de una base de datos tradicional, se trata de un registro fiable y transparente donde ninguna de las partes tiene la posibilidad de alterar la información depositada en él. Un registro que demuestra quién es el titular de un derecho determinado o un licenciatario autorizado permite validar un producto auténtico y lo distingue de otro falso.

Múltiples ventajas

La cadena de bloques funciona como un sistema de inscripción, donde se puede seguir todo “el ciclo de vida” de la licencia: se deja constancia del momento en que se solicitó el registro, la fecha en la que efectivamente se inscribió, la primera vez que se utilizó comercialmente la licencia y si se cedieron o no los derechos. 

Cada eslabón de la cadena contiene datos con información inmutable. El hash, es decir, el número de identificación del bloque, se genera según el contenido, de modo que si el contenido cambia, el hash también lo hará y quedará inválido. Cada usuario tiene una copia del bloque, y si uno de ellos altera cierta información de él, los demás serán notificados al respecto. La versión corregida será anulada y se conservará solo la original para evitar las alteraciones. 

Además, Blockchain resuelve aspectos prácticos relativos a la recopilación, el almacenamiento y la presentación de esas pruebas. De igual modo, facilita auditorías, litigios y procesos de M&A (adquisiciones y fusiones). 

Los contratos inteligentes resultan atractivos para la gestión electrónica de los derechos y otras transacciones en materia de propiedad intelectual. Por ejemplo, se puede recurrir a los smart contracts para establecer y hacer cumplir acuerdos como licencias y simplificar la transferencia de pagos en tiempo real a los titulares de los derechos.

Cómo y quiénes emplean Blockchain 

Por su familiaridad con Blockchain, la industria que más emplea patentes de propiedad intelectual de estas características es la fintech, en exchanges de cripto, en plataformas de finanzas descentralizadas (DeFi) y en transacciones diarias. Pero también hay otros rubros que se vuelcan cada vez más a su uso, como la industria cultural, el real estate, el healthcare y la banca tradicional, como parte de su intento por modernizarse. 

Estados Unidos es el país con más patentes registradas en Blockchain, según un informe reciente de la consultora KISSPatent. IBM ya registró más de 100 patentes sobre la base de la cadena de bloques. Otras empresas con sede en ese país, como Mastercard y Bank of America, presentaron también solicitudes en el último tiempo. 

Según KISSPatent, en el primer semestre del año, se presentaron más pedidos de registro que en todo 2019. Estados Unidos posee un total de 2.112 patentes basadas en Blockchain, seguido por las Islas Caimán con 350 y Canadá con 118. Completan el top-5 Japón con 108, Corea del Sur con 87 y China con 77.

Diversos organismos gubernamentales se encuentran estudiando sus aplicaciones. La Comisión Europea tiene previsto crear un observatorio que siga de cerca el tema, y en los Estados Unidos ya existe el Consejo para la Propiedad Intelectual de las Cadenas de Bloques (BIPC). Aunque la Argentina se encuentra por detrás de los países que llevan la delantera, crece el uso de Blockchain en el registro de los derechos de autor. 

Coda

¿Cuál es la fuente de esto que estoy leyendo?, ¿sobre qué datos se sustenta?, ¿cuán fidedigno es el contenido?, ¿qué autoridad y qué conocimiento tiene el autor o la autora de este material? 

Como conclusión final, desde el equipo de Buenbit, queremos dejar de relieve la importancia de hacernos siempre este tipo de preguntas para definir de dónde proviene la información que consumimos, ya que esto nos otorga una capacidad de decisión mayor, lo cual se traduce, a su vez, en una libertad superior. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *