Faketoshi: la historia del falso Satoshi Nakamoto

Ni el primero ni el último. La figura anónima de quien creó Bitcoin, Satoshi Nakamoto, dejó, en la historia de la criptomoneda, un hueco que muchos tratarán de llenar. Pero hay uno que se destacó del resto al llevar la mentira hasta las últimas consecuencias: Craig Wright.

Periodistas y abogados

Antes de ser parte de la fauna del espacio, Wright desarrolló una carrera como informático. Trabajó para la cadena de supermercados K-Mart, la Bolsa de Australia y Mahindra & Mahindra, una de los principales fabricantes indios de autos. En 2014, Wright era el CEO de Hotwire PE y buscaba lanzar lo que hubiese sido el primer banco de bitcoins, un proyecto que choca con la filosofía descentralizada de Bitcoin y que luego de caer en la mira de la Oficina de Impuestos de Australia, fracasó al no cumplir con las regulaciones.

La polémica por la autoría del whitepaper de Bitcoin y la versión original del software comienza en diciembre del 2015, cuando dos importantes medios publicaron historias que detallan la posibilidad de que Wright sea el creador de la criptomoneda. La revista Wired publicó una nota titulada “El creador de Bitcoin, Satoshi Nakamoto, probablemente sea este desconocido genio australiano”, que hoy se encuentra actualizada y señala que no lo es. Gizmodo tituló “Este australiano y su amigo muerto inventaron Bitcoin”. El mismo día que salieron estas noticias, el 8 de diciembre, la Policia Federal de Australia allanó la casa de Wright siguiendo una investigación de la Oficina de Impuestos.

Probar la mentira

Al igual que cuando hablamos de Satoshi Nakamoto, a la hora de presentar pruebas, el ambiente de la criptografía es un espacio muy particular. Es un espacio donde la palabra “prueba” suele venir seguida de “matemática”. Cada vez que alguien dice ser Satoshi Nakamoto, lo primero que la comunidad le pide es una prueba de que controla las billeteras recompensadas por la minería de los primeros bloques.

Teniendo esto en cuenta, Wright presentó distintas claves y firmas con el objetivo de demostrar su autoría, pero resultaron ser falsas. El investigador Dan Kaminsky explicó que Wright intentó hacerse pasar por Satoshi al reusar una vieja firma de una transacción realizada en 2009 por Satoshi. Más tarde Wright intentó excusarse por presentar una firma falsa, pero la comunidad ya había perdido la confianza.

Ahora, el informático se encuentra en una cruzada para registrar la propiedad intelectual de la primera versión del whitepaper y software ante la Oficina de Copyright de los Estados Unidos, pero el organismo regulador aclaró que investigar la conexión entre Wright y el autor pseudónimo de Bitcoin no está entre sus responsabilidades.

Plan B: crear tu propio Bitcoin

Ante la falta de credibilidad dentro de la comunidad bitcoiner, Wright decidió armar su propia versión de Bitcoin, una versión que según él representa la “verdadera visión de Satoshi Nakamoto”. Así nace Bitcoin SV, un fork de Bitcoin Cash (BCH) que a su vez es un fork de Bitcoin. Allí explica que el objetivo es escalar la estructura onchain lo más rápido posible, aunque esto introduzca nuevas vulnerabilidades y quite algunas de las medidas de seguridad que permitieron la estabilidad de Bitcoin.

Como parte de su cruzada, Wright comenzó a demandar a todos los usuarios de Twitter que lo tildaron de impostor. Lo que comenzó como una demostración de poder, terminó con otros players del ecosistema ejerciendo aún más poder sobre este falso Satoshi. Binance sacó BitcoinSV de su lista de monedas tras amenazar a Wright con hacerlo a menos que deje las demandas. Al exchange de CZ le siguieron ShapeShift, que también delistó BSV y Kraken, que tomó la medida luego de una votación en Twitter.

Ahora, BitcoinSV es un pueblo fantasma, plagado de transacciones sin sentido pero que todavía vale alrededor de US$ 344 millones. El analista Kevin Rooke publicó a mediados de junio que el 86% del volumen de transacciones de Bitcoin SV venía de las 100 transacciones más grandes.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar botones
Ocultar botones