Ethereum retrasa su fork en pleno mercado bajista

ethereum

Con el precio del Ether que no se termina de recuperar de la baja del 2018, explotaron las transacciones en la red Ethereum, pero es de las pocas buenas noticias para la plataforma de contratos inteligentes. La blockchain iba a implementar una actualización de su protocolo y una vulnerabilidad de último momento complicó la llegada de Constantinople.

Se registró un volumen similar al que se vió a principios del 2018, semanas después de los precios máximos alcanzados por todo el mercado de criptoactivos. Rondó los 115 millones de Ether. Este número es superado únicamente por el periodo del hack a la DAO, el primer intento de organización descentralizada montada sobre Ethereum.

Las causas de estos movimientos no son otras que la volatilidad del precio del Ether que provocó ventas masivas en diciembre cuando tocó un piso de US$ 83 el día 15 para luego subir nuevamente a US$ 155 en Navidad. Este movimiento significó un aumento de casi el 50% en el precio del Ether y está entre los más importantes del 2018.

Si bien el volumen de Ether operado fue récord en el último mes del 2018, medido en dólares marcó uno de los peores meses para la criptomoneda. Según los datos publicados por CoinMarketcap, la red Ethereum acumula hoy US$ 12 mil millones, menos del 10% de su pico histórico de US$ 133 mil millones.

Imprevistos, emergencias y retrasos

En medio de esta situación, la nueva actualización de la red Ethereum, Constantinople, fue pospuesta debido a una vulnerabilidad. La mejora estaba programada para el 16 de enero, o el bloque 7.080.000 para ser exactos, y traerá varios cambios al protocolo de la red con el objetivo de mejorar su eficiencia, reducir los costos y preparar el terreno para la transición hacia Proof-of-Stake, dejando atrás el modelo de minería Proof-of-Work.

La vulnerabilidad fue reportada por el equipo de especialistas en seguridad ChainSecurity un día antes de la implementación de Constantinople. Todos los mineros, exchanges y operadores de nodos debieron actualizar sus implementaciones de Geth y/o Parity. Cabe resaltar que tanto los tenedores de Ether como los dueños de smart contracts no necesitaron hacer nada.

Pero para los desarrolladores significó un día agitado. La Fundación Ethereum vió la alerta de ChainSecurity cinco horas luego de recibirla y le pidió a los investigadores que publiquen los resultados de su auditoría. El equipo de Ethereum tuvo 37 horas para decidir si posponer el fork o continuar con la actualización. Ahora, el fork quedó programado para el 27 de febrero del 2018, cuando llegue el bloque 7.280.000.

Si bien la mayoría de los usuarios no está enterado de estas situaciones, esta clase de emergencias ya son algo habitual en el mundo cripto. Redes como Bitcoin, Ethereum, EOS, Tron y otras blockchains están constantemente bajo ataque. En la mayoría de los casos su arquitectura es lo suficientemente robusta como para mitigarlos, pero cuando aparece una vulnerabilidad que compromete la seguridad de los fondos, los equipos tienen que moverse tan rápido como sea posible para corregirla o, en este caso, evitarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *