En 2020, podría ser más difícil minar Bitcoin que extraer oro

Hay una característica de Bitcoin que hace que los inversores lo consideren como un activo que promete a largo plazo: su emisión. La distribución limitada y cada vez más lenta de nuevos bitcoins es lo que le valió comparaciones con uno de los materiales más preciados del mundo, el oro, y en en 2020 pasará a ser aún más escaso que este.

Preciada emisión

La llamada minería de Bitcoin es un segmento completamente nuevo que en tan solo 10 años impulsó la creación de hardware dedicado que compite contra gigantes del procesamiento como Nvidia. La minería ya no es un hobby para fanáticos de la criptografía, es toda una industria.

Lo que diferencia a la minería de bitcoins de la producción de cualquier otro recurso es que la cantidad de nuevas monedas que se generan está programada y definida. Esto significa que aún cuando los productores inviertan más en equipos, la emisión tiende a mantener su velocidad. Esto se debe a que la red Bitcoin ajusta la dificultad de minar un bloque dependiendo de la cantidad de recursos disponibles. A mayor cantidad de poder de cálculo destinado a esta actividad, más difícil se vuelve. En promedio, la red intenta mantener la frecuencia de emisión en un ritmo cercano a los 10 minutos.

Otra característica de Bitcoin es que la cantidad de bitcoins nuevos que se generan cada 10 minutos disminuye con el tiempo. Su creador, Satoshi Nakamoto, comenzó minando bloques que daban 50 bitcoins de recompensa. Esta cantidad se reduce a la mitad cada cierta cantidad de bloques, que equivalen aproximadamente a 4 años, y hoy en día los mineros solo reciben 12.5 monedas por bloque.

En 2020 el oro va a parecer fácil

Una forma de identificar activos que sirvan como reserva de valor, es decir que sean una buena opción para ahorrar, es calcular cuánto se emite, produce o extrae en comparación con el total que se encuentra en circulación. El oro es un mineral tan preciado porque tiene gran utilidad, pero también porque aún en sus mejores años, su emisión no superó el 2% del circulante.

Según los datos publicados por el World Gold Council, hay 190.000 toneladas de oro ya extraídas y circulando en la superficie. A su vez, indican que se extraen entre 2.500 y 3.000 toneladas de oro por año. Esto significa que hay 69 veces más oro en circulación que lo que se emite en un año.

En el caso de Bitcoin, hoy ese número está cerca de 27. Pero en 2020, luego de un nuevo halving y con la emisión configurada en 6,25 bitcoins por bloque, el número pasará a ser 56. Esto significa que si la extracción de oro sigue al mismo ritmo, para el 2024, la inflación de bitcoin será aún menor que la del oro. Pero hay algo que podría hacer que ese hito llegue antes: mientras que los productores no tienen forma de acelerar la producción de Bitcoin, los avances tecnológicos si le permite a la industria minera acelerar la extracción de oro.

Bitcoin es el primer activo en tener una “política monetaria” fija. Nadie puede modificarla ─a menos de que todos, por algún motivo, acordemos hacerlo─ y a medida que pasa el tiempo se vuelve más y más difícil hacerse con nuevos bitcoins.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar botones
Ocultar botones