¿De dónde sale el dinero de las inversiones en criptomonedas?

10%, 100%, 1.000%, los números de rendimientos de las criptomonedas pueden resultar alarmantes para los inversores principiantes, pues estas cifras no son muy comunes en el mundo financiero tradicional. La realidad es que la tecnología, la descentralización y todas las capacidades del nuevo dinero 2.0 son los factores que verdaderamente potenciaron la posibilidad de generar ganancias tan importantes. A continuación, te contamos cómo es esto posible y de dónde proviene el dinero.

La industria financiera migró a las criptomonedas

Existen dos pilares fundamentales para el desarrollo de la industria de las finanzas descentralizadas y, por lo tanto, de la producción de ganancias en criptomonedas: los tokens y las stablecoins. 

Los tokens son una representación de valor en forma de criptomoneda, principalmente utilizados para representar el proyecto en el que se gestó el token. Por ejemplo, la plataforma de intercambio descentralizado Uniswap lanzó su token UNI en septiembre de 2020. Este token funciona como una representación del valor del proyecto de Uniswap, ya que los tokens UNI se utilizan para que los usuarios voten democráticamente sobre mejoras, implementaciones y cambios que pueda tener todo el ecosistema de Uniswap.

Las stablecoins o criptomonedas estables, por su parte, aseguraron la conexión directa entre las finanzas tradicionales y las finanzas descentralizadas, como también la capacidad de que todo lo que hacemos con nuestro dinero en el día a día lo podamos hacer en el nuevo mundo digital de las criptomonedas.

La facilidad de mover dinero digital estable para realizar operaciones financieras se popularizó con la llegada de DAI, principalmente porque esta moneda vale lo mismo que el dólar sin depender de bancos centrales gubernamentales.

Primeros pasos en DeFi

Esta posibilidad de representar valor en forma de tokens y de transferir dinero en forma de stablecoins fue el suelo para desarrollar toda una industria que ha crecido sin precedentes. Los sectores afines a las finanzas se dividieron en dos ramas principales: los centralizados y los descentralizados.

A los proyectos cien por ciento descentralizados se les llamó DeFi, un término que funciona como acrónimo de “finanzas descentralizadas”. Allí, todo el trabajo que normalmente hacían los bancos por nosotros, ahora cualquier persona puede hacerlo de manera autónoma, sin intermediarios y sin fronteras.

Imaginemos el simple hecho de prestar dinero, que es, de hecho, uno de los métodos que utilizan los bancos para ganar más dinero. Si tenés cierta cantidad de DAI, ahora con DeFi podrías prestárselo a otra persona, y que un protocolo independiente y descentralizado se encargue de todas las reglas alrededor del préstamo, como el interés que debe pagar el que recibió tus DAI, por ejemplo.

En este ejemplo del préstamo, la ganancia es lineal, de punto a punto y casi en su totalidad asegurada. Los bancos deben pagar proveedores, empleados, trámites, y después de quedarse con su ganancia, ofrecen al cliente unos cuantos céntimos en porcentaje. En DeFi, el rendimiento es directo para vos como usuario y viene directamente del que tomó el préstamo; esa es una de las principales razones por las que podemos ver rendimientos del 5% anual por depositar DAI en un protocolo de préstamos como Compound.

Si quieres leer más sobre protocolos DeFi te recomendamos nuestro artículo: ¿Cómo elegir el mejor protocolo DeFi?

Cuando el dinero se multiplica

Retomemos el 5% de Compound como ejemplo. Este sería el porcentaje de ganancia directamente otorgado al usuario que deposita sus DAI. Sin embargo, tomemos también en cuenta que Compound puede emitir su propio token, que de hecho existe y se llama COMP.

COMP cotiza y tiene un precio en el mercado dado por el valor del proyecto en sí. Ahora, ¿qué pasaría si Compound decide repartir tokens COMP a todos los usuarios que depositen DAI? En ese caso, la recompensa aumentaría la ganancia anterior de 5% a otra cifra porcentual, ya que hay que sumar el valor de los COMP que obtendrá el usuario.

Este método de recompensa dado por un token propio del proyecto es posible ya que la emisión de este token está controlada por el proyecto en sí y, además, al estar en el libre mercado, el token puede tener un precio acorde a la oferta y la demanda.

Bajo este modelo se despiertan los llamados incentivos financieros. Los usuarios van a usar los protocolos que otorguen un mejor rendimiento por su dinero, y este es uno de los poderes de atracción más grandes sobre los cuales los protocolos deben afincarse para atraer más usuarios. 

Sin embargo, abusar de este poder podría resultar en un exceso de emisión de tokens que tumben su valor. Al final todo se resumirá en quién puede dar mejores rendimientos sin tirar abajo el valor de su token.

Una de la mejores aplicaciones de este método podría ser el ejemplo de PancakeSwap. Este protocolo derivado de Uniswap funciona como una plataforma descentralizada de intercambio de tokens en la red Binance Smart Chain. En él, los usuarios pueden proporcionar sus tokens como liquidez para que los intercambios funcionen, a través de ellos ganarán comisiones de los intercambios que se realicen en PancakeSwap y a su vez obtendrán recompensas extras en CAKE, el token nativo del proyecto.

En PancakeSwap es posible ver rendimientos de tres cifras en porcentajes anuales gracias al gran balance entre las recompensas otorgadas y el valor creciente del token CAKE.

Los legos del dinero

En DeFi, la amplia gama de protocolos para el nuevo dinero descentralizado incentivó a otros protocolos a interconectar todas estas posibilidades de rendimientos. Además, la necesidad de generar estrategias que aumenten las ganancias y minimicen los riesgos también hizo avanzar este modelo de protocolos optimizadores.

Por eso a estos nuevos protocolos se les llama optimizadores de rendimientos, y básicamente se encargan de conectar tu dinero con las mejores estrategias disponibles en todos los protocolos de DeFi que ofrezcan rendimientos. También se encargan de mover tu dinero de un protocolo a otro en el caso de que se consiga una estrategia aún mejor que la anterior, todo de manera automática e inmediata.

El mayor ejemplo de este tipo de protocolos es Yearn.Finance, y a partir de él, se generó todo un nicho dentro de la industria DeFi especialmente dedicada a generar este tipo de soluciones. Con ellas, ahora las ganancias son más variables pero también más grandes, llegando en algunas ocasiones hasta las cuatro cifras en porcentajes anuales.

Recordemos que toda la información proporcionada en los artículos del Blog de Buenbit tienen un único fin educativo. En ningún momento deben tomarse como recomendaciones de inversión ni asesoría financiera.