Diversificación de finanzas personales: Por qué las stablecoins son una alternativa de inversión atractiva

En un contexto de volatilidad cambiaria, con cepo y recargo a la compra de divisa extranjera incluidos, te contamos por qué es recomendable diversificar tus inversiones y apostar a alternativas menos convencionales, como las criptomonedas estables y DAI.

Aunque se trata de una de las inversiones con mayor adeptos, el sube y baja constante de la cotización que sufre el dólar en la Argentina vuelve a la divisa estadounidense poco seductora para muchos ahorristas, que sienten la necesidad de invertir en una divisa que presente un mayor grado de estabilidad a lo largo del tiempo. 

El cepo cambiario que se impuso en septiembre del año pasado y que fue reforzado en octubre, tras el resultado de las elecciones presidenciales, dificulta el acceso a la compra de dólares como atesoramiento, ya que solo se pueden adquirir u$s 200 mensuales. A ello, se le suma el impuesto del 30 % que debe abonarse a la hora de obtener billetes verdes en el circuito legal y en transacciones con esta moneda. 

Ahora bien, existen otras formas de inversión que muchos argentinos desconocen, con numerosas ventajas, como las stablecoins, y, dentro de este tipo de criptomonedas, las DAI en particular. Te contamos en qué consisten.

La importancia de diversificar 

La diversificación del portfolio de inversiones personales es una manera de reducir el riesgo que implica cualquier inversión. En lugar de optar por una sola modalidad, se trata de ahorrar en diferentes activos: divisa extranjera, criptomonedas, instrumentos de deuda, acciones, bienes raíces e incluso commodities

Una cartera de inversiones poco diversificada o no diversificada supone enfrentarse a la posibilidad de que la operatoria salga mal y se pierda gran parte de los ahorros. Por ejemplo, si invertís todo tu dinero en una acción, tenés una chance alta de ganar si es que a la empresa por la que apostaste le va bien, pero si la compañía baja su cotización o quiebra, podrías perderlo todo, y ese es un riesgo que nadie debe estar dispuesto a asumir. En este caso, tu rentabilidad dependerá de los resultados de una sola empresa. Entonces, si no ponés «todos los huevos en una misma canasta», y, en cambio, distribuís tus inversiones, evitarás este tipo de situaciones. 

De esta manera, la rentabilidad que obtengas dependerá del promedio de rentabilidad de todas tus inversiones: las ganancias de unas compensarán las pérdidas de otras. Por eso, es recomendable siempre no cerrarse a una única opción, sino ampliar el abanico.

Al respecto, Pablo Ramos, integrante del Área de Investigaciones y soporte de Buenbit, destaca que es recomendable «empezar de a poco». «No hace falta mover toda tu economía directo a criptomonedas. Así como a diario se suele comprar dólares para ahorrar y guardar “bajo el colchón”, lo mismo puede hacerse con las monedas digitales», explica.

Por qué considerar otras opciones de inversión menos tradicionales 

A menudo, como ahorristas, solemos inclinarnos por las opciones clásicas de inversión, aquellas más difundidas y utilizadas por la población. Sin embargo, existen otras tantas alternativas que habitualmente no se contemplan y presentan numerosas ventajas. Entre ellas, se encuentran las stablecoins (o monedas estables), un tipo de criptomonedas que se creó para controlar la volatilidad de monedas virtuales como el bitcoin. Estas criptodivisas conservan un valor constante y soportan mejor la fluctuación del mercado cambiario. 

Asimismo, entre las stablecoins, se encuentra DAI, que fue lanzada en 2017 por MakerDao, una Organización Autónoma Descentralizada (DAO, por sus siglas en inglés), una estructura que tiene un funcionamiento similar al de una cooperativa. Su crecimiento es tal que ya se emitieron alrededor de 77 millones de DAI en el mundo y, en su proceso de expansión, arribó a la Argentina hace unos meses.

Su valor está anclado al de un activo de la economía física: se trata de tokens asociados al precio de una moneda fiat (como el dólar o el euro), a un bien material (como el oro o un inmueble) o a otra criptomoneda. Así, la estabilidad del valor se logra dado que la misma industria tiende a mantener el equilibrio. Cuando se produce un desajuste entre la oferta y la demanda, y baja el precio, el mercado reacciona para mantener el valor en el nivel acordado. De esta manera, se eliminan saltos abruptos en la cotización.

«Podés conservar tus DAI tanto en un exchange que cuide de ellas como en una billetera propia que guardes en tu casa en un lugar seguro, como una bóveda personal. En ambos casos, vos elegís a quién transferir tu dinero y a qué tipo de cambio, sin burocracia ni restricciones de montos», aclara Ramos.

Los pros de las stablecoins y DAI

Entre sus beneficios, se destacan los siguientes:

  • Al preservar su valor, se resguardan de la suba de la inflación y de la devaluación, una cualidad muy apreciada por quienes la eligen como reserva de valor, pero también por quienes deben mandar remesas a otros países o estructurar pagos diferidos en el tiempo. 
  • Asimismo, permiten el acceso a una gran liquidez gracias a la tokenización. Las stablecoins pueden comprarse las 24 horas, los 7 días de la semana, sin spread (la brecha entre el precio de compra y el de venta de una moneda), a diferencia de las entidades bancarias tradicionales, que pueden decidir limitar el retiro de efectivo. Esto posibilita disponer con facilidad de los saldos.
  • Además, se puede transferir una moneda digital estable de un país a otro, a través de diferentes plataformas con tarifas minúsculas, ya que el costo por transacción es prácticamente nulo. Así, es posible llevar las stablecoins a cualquier parte del mundo de forma ágil. 
  • Quienes se inclinan por esta forma de invertir hacen hincapié también en su privacidad. Al no estar controladas estas monedas por entidades financieras tradicionales como los bancos, constituyen una manera de resguardar los movimientos de dinero y de preservar la intimidad de las finanzas personales.

«Es común escuchar casos habituales de personas que tienen dólares en el banco y que se ven restringidos a retirar un determinado monto mensual sin asegurarse liquidez. Y de querer transferirlos, se enfrentan a una odisea burocrática, a fin de completar un papeleo solo para el resguardo de las entidades financieras y no de ellas. Es importante entender que con DAI podemos solucionar los tres aspectos: con DAI en la billetera, no hay un límite en los retiros, sino que facilita poder comprar más, y cuando se desea, negociar el precio real del dólar y enviarle a otra persona dichos DAI y que esta otorgue a cambio pesos, maximizando la ganancia, simplificando las operaciones y ampliando la libertad financiera personal», analiza Ramos. 

Conclusión

Si bien la adopción de monedas digitales estables es todavía escasa y resulta una tarea desafiante extender su uso, sus beneficios, tanto para individuos como instituciones que desean operar con ellas, son muchos. En el futuro, el mayor desarrollo de stablecoins creará nuevas oportunidades y modelos de negocios en el mundo del dinero virtual y la industria blockchain.

Aunque el uso de estas criptomonedas es todavía incipiente, ganan cada vez más lugar en la Argentina, tanto que ya se presentan como una alternativa diferente, concreta, segura y accesible para realizar transacciones y pagos a diario, y como una forma de inversión en un contexto de fluctuación cambiaria.  

CategoriesDAI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *