Desafío trader: una operación al día para estar al tanto del mercado

Bienvenido al océano. En el mundo del trading de criptoactivos conviven pequeños moluscos, peces gordos, tiburones financieros y hasta ballenas. Aún el mejor analista puede perder ante las inesperadas olas causadas cuando un gran jugador compra o vende. Es por esto que conocer las aguas es fundamental y la única forma de hacerlo es nadar un poco todos los días.

Aprendiendo a nadar

Los recién iniciados en las operaciones de compra y venta de bitcoins u otros criptoactivos tienden a tomar malas decisiones. Esto es normal. Nadie nace sabiendo. Para ellos existen los simuladores, plataformas donde es posible operar con dinero ficticio y poner en práctica estrategias sin arriesgar fondos. Son excelentes para poner en práctica lo aprendido, pero es importante entender que se trata de una primera etapa. Operar sin riesgos también elimina las posibles victorias.

Mucho tiempo dentro del simulador puede resultar contraproducente. Sin riesgos, es posible que los nuevos traders adopten malos hábitos que luego mantendrán cuando ingresen realmente al mercado. El riesgo ayuda a reforzar el aprendizaje haciendo que los errores sean penalizados. Estos obligan a la persona a repensar su estrategia y analizar qué fue lo que salió mal.

Pequeños pasos

Ejecutar pequeñas operaciones y estrategias es una forma de introducirse mercado y empezar a experimentar cómo se comporta. La primera regla del trading es solo invertir aquello que se pueda perder. De lo contrario, se está operando con miedo y el miedo puede ser usado por otros para sacar ventaja.

Tomar una posición acerca de un activo implica hacer un análisis y una predicción. Idealmente se elaborará una estrategia. Se entrará en una determinada fecha y se saldrá en otra. Luego vendrá la retrospectiva. Cuando se ejecutan todos los pasos, se refuerzan buenos hábitos que luego servirán a la hora de hacer inversiones más grandes.

Un buen complemento es también llevar un registro de las operaciones diarias. Este diario le proveerá al trader una forma de autoevaluarse y revisar el rendimiento de su sistema. En caso de detectar patrones positivos o negativos, la información permite luego replicarlos o corregirlos. Reflexionar sobre los datos recopilados acelerará el aprendizaje.

La práctica hace al maestro y quién no se sumerge en el mercado, nunca aprende a nadar con las ballenas.

¿Cuál es tu estrategia hoy?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *