Conocé acá cómo funcionan las estafas con criptos para estar prevenido

A medida que crece la utilización de criptomonedas, aumentan también los delitos vinculados a las transacciones con ellas. Cada vez más, los estafadores están al acecho y perfeccionan sus tácticas. Cómo mantenerte protegido, te lo contamos acá.

Si bien las estafas cibernéticas no son exclusivas del ecosistema cripto, el mayor interés de los ahorristas en él y la complejidad para entender su funcionamiento son aprovechados, en muchas ocasiones, de forma maliciosa por delincuentes para confundir a quienes recién se introducen en el mundo de las finanzas descentralizadas e incluso, a veces, a quienes invierten en él desde hace tiempo.

Según el último estudio de Chainanalysis, el 2019 fue el año más “grave” en términos de fraudes con cripto hasta el momento: alcanzaron los u$s 4.300 millones, una cifra que superó los números de 2017 y 2018, que, sumados, rondaron los u$s 3.000 millones. También crecieron significativamente las extorsiones, estafas que esta empresa de análisis de Blockchain calificó como “una amenaza aterradora”.

Asimismo, un informe de la compañía de seguridad informática Kaspersky Lab detectó que se registraron 3.7 millones de intentos de engaños en las redes sociales, de los cuales un 60 % provino de páginas falsas de Facebook.

Scams, Ponzi y sistemas piramidales

Hace unas semanas hablamos de las criptoestafas más frecuentes. Hoy, vamos a hablar sobre otras tres: scams, ponzi y sistemas piramidales.

Una scam es un intento de fraude. En el caso de las cripto, se refiere a estafas online de forma anónima que apuntan a sacar un provecho monetario con tu dinero. La scam de salida es una de las más habituales. Se trata de una operación fraudulenta que busca quedarse con los fondos de los inversores durante o después de una Initial Coin Offering (ICO), es decir, el procedimiento para financiar el lanzamiento de una nueva cripto.

Los falsos promotores engañan a los interesados y los convencen de ingresar a esta oferta inicial de inversión. Una vez que acceden al capital, los estafadores operan la cripto por unos días hasta que desaparecen con el dinero invertido. Son proyectos que no planean concretarse nunca, sino que la intención es robar la mayor cantidad posible de plata.

Un caso conocido fue la cripto BitConnect, que prometía un retorno del 1 % diario: con una inversión inicial de u$s 1000, se obtenían, supuestamente, u$s 50 millones al cabo de tres años. Luego de alcanzar un valor de mercado que superó los u$s 2.7 billones, BitConnect dejó de operar abruptamente.

Por su parte, el esquema ponzi es un fraude en el que se les paga a los antiguos inversionistas con los fondos aportados por los nuevos, que ingresan seducidos por la promesa de que obtendrán altos rendimientos con poco o ningún riesgo, sin recibir más tarde ninguna compensación. Los delincuentes se apoyan en la irreversibilidad de las transacciones para quedarse con el dinero y no devolverlo en ningún momento.

Recurren a artilugios para hacerte creer que estás apostando por una inversión legítima. “Marketing multinivel”, “Programa de inversión de alto rendimiento” e “Inversiones en activos con potencialidades no detectadas” son algunos de los términos que encontramos en estos delitos.

Un ejemplo son los sitios fraudulentos de minería en la nube, que ofrecen a la víctima la posibilidad de ser recompensada con la minería de cripto al proporcionar capital por adelantado sin la necesidad de adquirir su propio hardware para este fin. De esta manera, tientan a los usuarios haciéndoles creer que se ahorran este proceso y el gasto del mantenimiento de los equipos, dado que las compañías que supuestamente brindan el servicio se hacen cargo de ellos. Engañan a los clientes con ganancias irreales, en apariencia garantizadas, cuando ni siquiera existen estas organizaciones ni poseen la tecnología para minar.

Un caso que cobró relevancia fue MMM, un esquema ponzi de origen ruso que operó entre 2014 y 2016, y movió u$s 150 millones diarios. Se presentaba como un fondo de inversión en Bitcoin que aseguraba ganancias con incrementos de hasta un 3000 %. Tuvo gran penetración en el popular foro Bitcoin Talk, donde 21.873 perfiles fueron utilizados para promocionar la estafa. 

También, se encuentran los esquemas “multinivel”, fáciles de identificar, ya que la principal fuente de generación de ingresos es a través del marketing de afiliación, es decir, un sistema de referidos. La estafa piramidal promete recompensas a los miembros que se unen y logran sumar a otros. Muchos dicen vender un servicio o un producto para ocultar su actividad fraudulenta.

¿La estafa ponzi más reciente?

El chef Nomi, el anónimo fundador de SushiSwap, el último protocolo de finanzas descentralizadas que apareció en estos meses, vendió todas sus monedas. La noticia se conoció el sábado 5 de septiembre de este año. 

Durante el fin de semana, el autodenominado “chef jefe” retiró 2.5 millones de tokens SUSHI a cambio de 37.000 ETH, en dos transacciones, lo que equivale a unos 10 millones de dólares.

Las voces más desconfiadas, dieron por hecho que se trataba de otro ejemplo de una estafa ponzi en las DeFi: un proyecto toma un diseño de marca atractivo en términos de mercadeo; emite su token y no para de hacerle promoción hasta inflar su valor (Binance había listado este token, por ejemplo). Pero, cuando deja de haber liquidez o movemos una de las piezas de la sima de la pirámide, el precio cae.

¿Qué sucedió finalmente? Se trató de un comportamiento inusual, sin dudas, pero afortunadamente para sus inversores, no de una estafa, ya que el misterioso chef Nomi, luego de varios días, devolvió los fondos. 

Cómo evitar las estafas

Ahora que conocés los criptodelitos más frecuentes, te brindamos una serie de recomendaciones para que tengas en cuenta y te protejas. ¿Qué podés hacer para evitar una estafa? 

Como primer consejo, te sugerimos que te capacites antes de operar con monedas virtuales: mientras más conocimiento tengas, menos chance habrá de que seas engañado. Siempre es aconsejable investigar sobre la cripto y la plataforma donde querés invertir para obtener certezas de hasta el más mínimo detalle, desde su operación hasta sus administradores. 

Al igual que con cualquier otra operación financiera, es recomendable averiguar cuáles son los potenciales riesgos y aprender a detectar una estafa para así proteger tus ahorros. Nunca inviertas tu dinero en algo que no comprendés cómo funciona del todo.

Como segundo tip, te aconsejamos nunca creer todo lo que leés, es decir, permitite dudar de la veracidad de la información y contrastala con otras fuentes. Siempre es preferible recurrir a los sitios oficiales de las empresas o de los organismos involucrados y no descargar archivos de sitios poco confiables.

Prestá atención a los remitentes de los correos electrónicos y los enlaces presentes en mails, ya que muchas veces redirigen a páginas fraudulentas que, con una estética similar al de las instituciones formales, intentan robar tus datos. Ante la duda, no hagas clic en links que generen desconfianza ni otorgues información hasta no estar seguro. En lo posible, no entres a la plataforma a la que te direcciona ni instales ningún programa o app. 

Asimismo, es fundamental tener las llaves privadas de las wallets a resguardo. Las contraseñas deben ser combinaciones difíciles de descifrar, que solo vos conozcas. Jamás publiques información personal en las redes sociales, sobre todo, en plataformas o aplicaciones que solicitan datos delicados. 

Te recomendamos también que tengas cuidado ante cualquiera de estas situaciones sospechosas: quien te garantice que ganarás dinero rápido y fácil sin nada a cambio, te prometa rendimientos altos que duplicarán tu inversión en un breve período de tiempo o sea confuso con la información vinculada a la empresa que representa. Una oportunidad de inversión que promete rendimientos elevados rápidos con una inversión mínima es probable que sea falsa. Si suena demasiado bueno para ser verdad, posiblemente sea una estafa.

Por último, siempre es aconsejable tener un antispam y actualizar el antivirus con frecuencia en dispositivos móviles y computadoras, como así también borrar los datos de navegación frecuentemente y reinstalar el sistema operativo a cada tanto. 

Si bien estas prácticas no garantizan que no seas víctima de una ciberestafa, contribuyen a mejorar tu seguridad y privacidad, y disminuyen la posibilidad de sufrir un episodio de esta características. 

En Buenbit, nos aseguramos de brindarte una experiencia de navegación en un entorno seguro. Para ello, nos apoyamos en herramientas antivirus, firewalls y otras tecnologías de punta, con dos tipos de carteras: frías y calientes. Solo un porcentaje de los fondos se encuentra online para su disponibilidad inmediata; el restante se guarda en wallets offline que no tienen conexión a Internet, lo que impide que se sustraigan estos fondos. Además, los datos se encuentran encriptados, y la información personal no será compartida ni  cedida a ninguna empresa en ningún momento

Nunca te contactaremos para pedirte contraseñas ni mucho menos te pediremos que nos envíes dinero. No ofrecemos soporte telefónico ni por WhatsApp. Si recibís un comunicado sospechoso y el remitente no es del equipo de Buenbit, bloquealo y no dudes en contactarnos a [email protected], [email protected] o el chat de nuestra plataforma.

Y finalmente, para profundizar en el contenido de esta nota, te invitamos a escuchar nuestro podcast «Ponzis y Scams: ¿Cómo proteger nuestras criptos de los estafadores?». Escuchalo en YouTube o en Spotify.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *