Conocé 4 tipos de wallets y por qué pueden serte útiles

La utilización de monederos o carteras son indispensables a la hora de realizar transacciones con cripto, ya que almacenan las claves para gestionar los saldos en estos activos. Te contamos cómo funcionan y cuáles existen.

Las billeteras de criptomonedas almacenan las contraseñas de los saldos registrados en una dirección o clave pública de la cadena de bloques correspondiente y permiten así operar con ellos. Conocidas como “wallet”, que en inglés significa “cartera” o “monedero”, el uso de esta herramienta es indispensable a la hora de gestionar las cripto.

De esta manera, no solo facilitan la custodia de los activos, sino que, además, permiten conectarse a la red para consultar los fondos y autorizar las transacciones. A diferencia de una cuenta bancaria, se tiene un control total de las cripto y no se requiere el permiso ni la autorización de terceros para su utilización.

La wallet guarda las claves públicas y privadas, necesarias para llevar a cabo las operaciones. La clave pública hace posible el intercambio de cripto de una cartera a otra y funciona como una dirección que se puede compartir con otros usuarios para recibir y enviar monedas, sin correr peligro de que otro extraiga los fondos. Una vez que la transacción se efectúa, esta se escribe en la cadena de bloques, de forma tal que ya no se puede modificar, al quedar asentada la operación en la red.

La clave pública está cifrada por protección por una privada: una contraseña única, que actúa como una llave o un PIN, que no se debe compartir, ya que da acceso total a los fondos que alberga la wallet. Así, el propietario de la clave privada es el mismo dueño de los fondos y tiene un control total sobre ellos. Es recomendable emplear un algoritmo seguro para su generación, que origina combinaciones prácticamente imposibles de adivinar

Esta tecnología garantiza la seguridad de los usuarios. Como las claves públicas y privadas consisten en caracteres alfanuméricos difíciles de memorizar, para facilitar el acceso a las wallets se creó la “semilla” o “seed”, una clave de la llave privada, compuesta por 12 o más palabras, que, al ser introducidas en el orden correcto dentro de una wallet, restaura una dirección o serie de direcciones asociadas. En definitiva, una semilla es una manera de codificación estándar de las claves de tu Wallet que permiten ser recordadas de una forma más amigable. También, se puede guardar la clave en mediante un código QR.

¿Qué pasa si se pierde el teléfono celular, se rompe la computadora u ocurre algún inconveniente con uno de estos dispositivos? Solo se debe instalar de nuevo la wallet en el smartphone o en el ordenador nuevo, para así restaurar la cuenta mediante la introducciòn de la semilla.

Tipos de wallets

Existen distintos tipos de carteras, que pueden clasificarse sobre la base de dos variables: facilidad de uso y seguridad. 

  1. Casas de cambio: Entre las menos seguras, pero más fáciles de utilizar, se encuentran las casas de cambio, que actúan, en cierto modo, como un “banco”: los usuarios introducen sus cripto en una dirección asignada, y el sistema se encarga de gestionar la operación por ellos. Es decir, mueven el dinero a otras wallets para realizar pagos, compras o ventas que sus clientes les indican. La contra de estos servicios es que son propensos a hackeos, estafas e interrupciones en la utilización del sistema, por lo que las reservas pueden no estar disponibles cuando se las necesite o incluso desaparecer. Además, suelen cambiar las condiciones de uso frecuentemente y ocasionar cierres de cuentas y otros inconvenientes.  
  2. Carteras online: También existen carteras online, sitios web donde los usuarios movilizan sus cripto de forma independiente con un control exclusivo de sus llaves privadas y sin instalar ningún software. En estos monederos, se genera semilla, que deberá ser recordada por el usuario (se sugiere escribirla en un papel u otro soporte confiable; asimismo, existen otros recursos digitales ùtiles para gestión de contraseñas, LastPass,por caso), con el fin de resguardar sus fondos. En este caso, hay una menor probabilidad de riesgos, aunque un hacker puede instalar un código malicioso en la plataforma online y robar las semillas de los usuarios que acceden a la página. La indisponibilidad de los activos es un problema en estos monederos, ya que, por ejemplo, sus sitios web pueden también sufrir caídas temporales.
  3. Aplicaciones de carteras: Por otro lado, se encuentran las aplicaciones de cartera, softwares que pueden instalarse en computadoras o dispositivos móviles y sirven de interfaz para visualizar saldos en las direcciones que el usuario posee y movilizar el dinero en ellas. Pueden generar una semilla o utilizar un respaldo previamente creado, así como permitir la activación de un código o una clave extra para disponer del dinero y realizar operaciones. Salvo que se dañe el aparato, se extravíe o no se tenga al software cerca, estas aplicaciones eliminan el problema de la indisponibilidad de los fondos y transfieren la responsabilidad sobre la seguridad al usuario, que deberá mantener su dispositivo libre de virus y abstenerse de entrar a páginas inseguras, conectarse a redes WiFi libres o insertar pendrives o discos duros externos en el sistema.
  4. Carteras frías: Por último, los monederos en hardware, también llamados “carteras frías”, son dispositivos físicos que albergan la clave privada de las cuentas asociadas fuera de línea, lo que permite firmar transacciones sin exponer la semilla. Son parecidas a un pendrive: se conectan por USB a la computadora y representan la forma más segura de resguardar los activos. A su vez, permiten enviar cripto, incluso en entornos inseguros, como computadoras ajenas. Se trata de las únicas wallets que generan un costo directo para el usuario, con precios que varían según las marcas. 

Para elegir qué wallet resulta más conveniente, se deberá tener en cuenta diversos factores, como las necesidades del consumidor, el grado de utilización de cripto que el usuario realiza y los montos de dinero que maneja, para así optar por una que se ajuste a sus requerimientos, aunque se aconseja privilegiar siempre la seguridad de la cartera en la selección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *