Con Bitcoin la mejor estrategia de trading es la más simple

Los traders constantemente evalúan y prueban distintas estrategias para maximizar sus ganancias. Pero cada vez hay más evidencia de que cuando se trata de Bitcoin, a veces la mejor estrategía es ahorrar y no operar.

Los efectos de la volatilidad

Los criptoactivos son sumamente volátiles y su valoración varía de un día a otro. Es común ver saltos y caídas de más del 50%, especialmente en las monedas más chicas. Debido a esto, las operaciones en el corto plazo suelen ser riesgosas y las pérdidas pueden ser atroces.

Una forma de evitar la volatilidad en el corto plazo es operar con tiempos extensos, más cerca de los años que de los meses. Desde su creación, Bitcoin se valorizó considerablemente. Algunos vieron ganancias que superan los 10.000% sobre la inversión inicial.

En este panorama, vuelve a aparecer una vieja estrategia de inversión. Se le llama “holding” a la práctica de comprar una moneda y atesorarla a largo plazo. Pero no es una novedad. En los Estados Unidos y otros países donde la mayoría de los ciudadanos invierten sus ahorros en acciones o diversos instrumentos, esta estrategia se conoce como “Dollar Cost Averaging“, básicamente, promediar el costo en dólares del activo que se está comprando. Más que atesorar un activo a pesar de todo, la estrategia original se centra en una idea completamente diferente: comprar periodicamente para combatir la volatilidad.

Dollar Cost Averaging en Bitcoin

Si bien es sumamente sencilla, esta estrategía tiene algunas reglas básicas. Lo fundamental es definir cuánto se invertirá y cada cuanto. Una opción podría ser invertir US$ 100 todos los meses en Bitcoin. Tanto la cantidad como los tiempos deben respetarse. De esta forma, cuando Bitcoin sube, la persona compra menos bitcoins y cuando baja, compra más. A la vez, evita por completo el timing del mercado. No depende de comprar muy bien un dia, sino que se promedian todas las compras.

Si la tendencia a largo plazo es alcista, la inversión dará resultado.

En caso de que el activo vaya a la baja, la tendencia debe mantenerse durante un tiempo prolongado para afectar notablemente el porfolio del inversor. En caso de que baje un mes y luego vuelva a subir, será simplemente un “periodo de descuento” para quien compra de forma regular todos los meses.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar botones
Ocultar botones