¿Cómo elegir el mejor protocolo DeFi?

Autora: Diana Aguilar.

Cuando estamos comenzando a participar en el ecosistema de los servicios de finanzas descentralizadas o DeFi nos enfrentamos rápidamente a varias dudas, comenzando con una pregunta: ¿qué tipo de servicio deseamos utilizar? Tras responder a esta pregunta, debemos profundizar en un concepto básico de DeFi: protocolos. Así que hoy aprendamos qué son los protocolos DeFi y cómo elegir el mejor para nosotros como usuarios.

¿Qué es un protocolo?

Un protocolo es un sistema de normas en la informática, el cual puede estar construido para dar un servicio cualquiera. En el caso de las finanzas, podemos hablar de préstamos. En este caso, un protocolo es un sistema construido para gestionar préstamos y el servicio es prestar dinero. Así que podemos decir que en DeFi un protocolo es un sistema desarrollado para ofrecer diferentes tipos de servicios financieros.

En las finanzas descentralizadas, los protocolos son los sistemas que proveen servicios financieros específicos. Como ya hemos aprendido anteriormente, DeFi tiene su base en el software abierto de Ethereum, desde donde se crean muchas aplicaciones que sirven para ofrecer alternativas financieras con criptomonedas.

De esta forma, en Ethereum se crean aplicaciones que manejan activos con un valor real. Estas aplicaciones ejecutan acciones inmediatas, independientes y automáticas dictadas por un protocolo, el cual define el tipo de servicio que prestan las aplicaciones y plataformas que empleamos los usuarios.  Asimismo, en orden de poder lograr realizar operaciones sin intervención de terceros, los protocolos DeFi emplean contratos inteligentes para ejecutar sus servicios.

¿Cuáles son los tipos de protocolos en DeFi? 

Como ya mencionamos, en el caso de las finanzas descentralizadas existen diferentes tipos de sistemas construidos para proveer servicios diversos con criptomonedas. De momento, los servicios en DeFi permiten generar préstamos, construir plataformas de intercambio con criptomonedas descentralizados, derivados financieros, realizar pagos, entre otras funcionalidades.

Veamos los tipos de protocolos que podemos encontrar hoy en día:

Lending: Estos son sistemas que proveen servicios dirigidos a proveer préstamos. Funcionan tanto tomando deuda como proveyendo al usuario con liquidez. Su valor reside en la ganancia de interés para usuarios con criptomonedas que deseen depositarlas en diferentes plataformas. Actualmente algunos de los protocolos que operan con préstamos son Maker y Compound, por ejemplo.

‍Dexes: En inglés decentralized exchange (DEX) o plataformas de intercambio descentralizadas, estas son plataformas que ofrecen servicios para aquellos usuarios que deseen intercambiar sus criptoactivos sin tener que emplear un sistema custodio, es decir, donde deban ceder sus fondos a un exchange en orden de poder realizar operaciones de comercio. En este caso, los Dexes son plataformas que operan directamente en la blockchain, sin intermediarios. Este es el caso de Uniswap o Balancer, por ejemplo.

‍Derivatives: Estos son criptoactivos cuyo valor se deriva o depende de otro activo o conjunto de activos. Existen proyectos en DeFi que abarcan este tipo de operaciones donde el criptoactivo por el que se invierte cuenta con una segunda capa de valor, como por ejemplo la plataforma Nexus.

‍Payments: El uso de criptomonedas para pagos es una de las mayores fuentes de servicios que impulsan la adopción de esta nueva capa de tecnología y finanzas. No obstante, debido a lo que conocemos como problemas de escalabilidad -donde las plataformas deben lidiar con el congestionamiento de su red por la creciente cantidad de usuarios y transacciones- actualmente un reto consiste en proveer servicios que permitan realizar pagos pequeños en la vida diaria sin comisiones altas. Para esto ya existen protocolos construidos para hacer pagos rápidos y a bajo costo, como es el caso de Flexa.

‍Assets: Estos son protocolos que permiten la creación de nuevos activos que pueden funcionar para múltiples operaciones financieras, como es el caso de Yearn. 

¿Cómo elegir el mejor protocolo?

Como podemos ver, nuestra elección de protocolos o servicios es bastante variada en el ecosistema DeFi. Ahora que ya sabemos qué son los protocolos, cómo funcionan y sus tipos, podemos empezar a analizar los diferentes beneficios que provee cada uno de estos sistemas dependiendo de nuestro interés y qué deseamos hacer con nuestro fondos.

Por ejemplo, en el caso de Buenbit, nuestra plataforma funciona con un protocolo de inversión hacia las finanzas descentralizadas, con el cual proveemos a los usuarios un puente al ecosistema DeFi para poder acceder a un rendimiento en Dai.

Lo más importante antes de elegir un protocolo o servicio en DeFi siempre es mantenernos informados y elegir proyectos que hayan probado su seguridad y manejar con cuidado las cantidades que deseemos invertir en este ecosistema lleno de posibilidades de desarrollo.