CeFi vs DeFi: una guía simple sobre las principales diferencias

Las finanzas descentralizadas (DeFi) son un movimiento de rápido crecimiento que se creó a partir de las ventajas que ofrecen las criptomonedas y la tecnología blockchain para el sector de los servicios financieros, pero, exactamente, qué son y cómo se diferencian de las finanzas centralizadas (CeFi). Te lo contamos acá. 

Desde afuera del ecosistema cripto, hay una discusión típica que apunta a marcar las diferencias con las finanzas tradicionales. La discusión, a veces, es tan encendida y compleja que termina generando serias rivalidades y termina en debates casi filosóficos, donde es difícil separar, como se dice, el trigo de la paja. Y lo mismo sucede dentro del universo cripto, dado que hay un abismo entre las finanzas centralizadas (CeFi) y las descentralizadas (DeFi).

Ambas vertientes tienen un mismo objetivo: aumentar el uso de las criptomonedas. Lo que cambia es la hoja de ruta para alcanzar la meta. Entonces, ¿cuál es realmente la diferencia entre CeFi y DeFi? 

¿Qué es CeFi?

Empecemos por qué es CeFi para determinar después qué no es DeFi. En las CeFi, los usuarios confían en las personas para que administren los fondos y lleven los servicios de manera ética. Se trata de empresas centralizadas que son los garantes del éxito de sus productos y del bienestar de sus clientes. Aunque estas compañías pueden estar utilizando un nuevo tipo de dinero digital, hay muy poca innovación en términos de estructura, que es uno de los elementos clave de las DeFi. 

Cuando se habla de CeFi, se apunta principalmente a los neobancos, aquellos bancos digitales sin sucursales. Se trata de empresas de tecnología que proporcionan soluciones financieras digitales y móviles. 

El CeFi a nivel internaiconal está actualmente dominado por compañías privadas como Crypto.com, Celsius, Cred, BlockFi y Nexo..

¿Qué es DeFi?

En las DeFi, lo que está detrás como garante final es la tecnología. Los usuarios pueden realizar transacciones sin depender de una única autoridad centralizada, como una corporación. El resultado de esto es que los usuarios tienen libertades mayores a la hora de decidir qué hacer con sus activos digitales.

Tres factores determinantes de la descentralización: 

Vitalik Buterin, en un artículo referencia de 2017, explicó que un sistema descentralizado debe serlo, fundamentalmente, en tres aspectos clave: arquitectura, lógica y política. 

  1. La descentralización arquitectónica se da en una red P2P (peer-to-peer, o sea, entre pares en español) con nodos distribuidos en varios sistemas autónomos.  Acá nos tenemos que preguntar aspectos como de cuántos ordenadores reales (nodos) se compone el sistema  o cuántos de esos ordenadores puede tolerar el sistema sin que se caigan de la red en cualquier momento.
  2. La descentralización lógica se debe al hecho de ser un sistema de código abierto, además de ser transparente con equipos de desarrolladores independientes y distintas  implementaciones del protocolo. Ante la descentralización lógica, nos tenemos que preguntar ¿son los interfaces y estructuras de datos del sistema un único ente o son un enjambre no identificable?, ¿qué pasaría si pudiéramos cortar el sistema por la mitad, entre proveedores y usuarios?, ¿seguirán operando como unidades independientes?
  3. La descentralización política, en la que se produce una separación de poderes mediante incentivos y teoría de juegos que impide que un grupo (desarrolladores, mineros, inversores, mercados, usuarios… ) pueda cambiar el protocolo de forma unilateral sin contar con el aval de la gran mayoría de esos grupos. En la descentralización política nos tenemos que preguntar cuántos individuos u ordenadores controlan los ordenadores de los que se compone el sistema.

Gracias a esta tecnología, en las DeFi la gente puede acceder a criptoactivos y a una variedad de instrumentos financieros (como préstamos y créditos) a través de contratos inteligentes (o smart contracts, en inglés) que están en la blockchain, principalmente, de Ethereum (existen otras y se pueden clasificar de diverso modo). 

En la industria de las cripto, DeFi es uno de los nichos de más rápido crecimiento. En solo dos años, este segmento creció desde cero hasta 1.000 millones de dólares en valor bloqueado (es decir, en todo el espectro de contratos inteligentes, protocolos y aplicaciones descentralizadas construidos en Ethereum).

Los contratos inteligentes permiten a los desarrolladores crear aplicaciones o dApps descentralizadas. Como su nombre indica, las dApps son aplicaciones basadas en la blockchain, que no están controladas por una entidad centralizada. Esto les da varias ventajas:

  • Las reglas establecidas en los contratos inteligentes rigen las operaciones ejecutadas dentro de las dApps. Los contratos inteligentes funcionan como contratos autoejecutables y automatizados entre múltiples entidades. Por eso, las dApps de DeFi pueden prestar servicios financieros sin estar controladas por los bancos o los reguladores financieros.
  • El código subyacente es público y abierto. Con esto se logran dos objetivos. En primer lugar, los usuarios que conocen bien la codificación pueden entender lo que está sucediendo exactamente, lo que fomenta la confianza. En segundo lugar, otros desarrolladores pueden utilizar el código para crear aplicaciones aún mejores.
  • Como todo lo relacionado con blockchain, las aplicaciones DeFi están disponibles para todos en todo el mundo. Su naturaleza abierta y sin permisos también reduce la barrera de entrada.
  • Diferentes aplicaciones de DeFi, como stablecoins e exchanges descentralizados, pueden unirse para formar un protocolo completamente nuevo.

Algunos beneficios de usar DeFi

Las aplicaciones DeFi no requieren de ningún intermediario, y, por lo tanto, no necesitan el arbitraje de ningún tercero. Mientras que los contratos inteligentes resuelven todas las posibles disputas, los usuarios controlan sus fondos. Esto reduce el costo de los servicios y proporciona un sistema financiero más transparente.

La inicialización del software de DeFi se lleva a cabo a través de redes de cadenas de bloqueo, de modo que se excluye la influencia de personas no autorizadas en el sistema. Estos datos se registran en la cadena de bloqueo y se distribuyen entre miles de usuarios, lo que elimina la censura o el cierre forzado del sistema. Lo cual significa, a grandes rasgos, que por más poderoso y malintencionado que un individuo pudiera ser, no podría desestabilizar el sistema. 

Y hay una ventaja más en estos ecosistemas abiertos. Aquellas personas que, por alguna razón, no tienen esa oportunidad al sistema financiero tradicional ahora cuentan con una posibilidad con DeFi. El sistema financiero tradicional se basa en ser un intermediario con fines de lucro, por lo tanto, los residentes de las regiones de bajos ingresos tienen un acceso limitado a los servicios financieros. El DeFi da a las personas la oportunidad de utilizar los servicios financieros necesarios independientemente de su ubicación, o sea, son un elemento potente para favorecer la inclusión financiera.

En este sentido, y a favor de DeFi, los más puristas sostienen que la custodia por parte de terceros es totalmente contraria y hasta perjudicial para el espíritu del ecosistema cripto. El argumento que usan es el “no son sus llaves ni sus criptomonedas”, y les piden a los usuarios que tomen la responsabilidad por sus criptoactivos, en lugar de delegarla a grandes empresas.

Dai como ejemplo de las finanzas descentralizadas

Maker DAO fue el primer protocolo de uso generalizado y uno de los más populares dentro de un segmento que ya incluye exchanges descentralizados, marketplaces, servicios de administración de activos, plataformas de préstamos, soluciones de pagos y billeteras constituidas sobre la blockchain de Ethereum.

De Maker DAO surge la stablecoin Dai, que busca paridad con el dólar estadounidense. Se trata de una moneda descentralizada que le permite a sus usuarios mantener un mayor control, con total transparencia, a lo que hay que sumar la comodidad y la seguridad, más allá de dónde viva cada persona y qué historial financiero tenga. Es, literalmente, para todos, y su respaldo surge del excedente de colaterales. El protocolo Maker permite generar Dai a cualquiera en cualquier lugar del mundo con seguridad, dado que fueron auditados exhaustivamente. 

Ahora bien, la permisibilidad sólo puede garantizarse cuando la plataforma tiene acceso a una unidad de cuenta estable e imparcial, como Dai, justamente. Por lo tanto, durante el año pasado, Dai ha ganado una tremenda participación de mercado en aplicaciones DeFi y continuará creciendo.

Sin ir más lejos, la confianza que genera el Dai, y por su intermedio, todo el segmento DeFi, provocó el crecimiento que se vio en esta criptomoneda: creció 1000% durante 2019. ¿Qué sucederá dentro de los próximos meses?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *